Trabajo

Vivimos en una sociedad donde se premian la especulación y la explotación de las personas, trabajar no da para vivir y el trabajo comunitario-social es totalmente infravalorado. Nos negamos a llamar trabajadores/as a quienes dedican su actividad económica a la especulación. Todo trabajo debe vertebrar la sociedad y ser un factor fundamental de cohesión social. Toda persona desempleada es un reflejo del fracaso del sistema.  Queremos empleo, pero no de cualquier tipo: queremos empleos que desempeñen un trabajo que favorezca el desarrollo y bienestar de la personas. Así mismo, nos negamos a permitir el desmantelamiento del poco tejido productivo que nos queda. Exigimos el fomento de los sectores primario y secundario como creadores principales de trabajo, así como un modelo con salarios dignos y equitativos y con jornadas que permitan la conciliación familiar.

  • Exigimos la suspensión inmediata de las dos últimas reformas laborales (RD 10/2010 y RD 3/2012) mientras se negocia una nueva ley laboral redactada por consenso entre patronal, sindicatos y gobierno y refrendada por referéndum vinculante por toda la población activa. Así mismo, exigimos que estas leyes sean revisadas y refrendadas por la población activa mediante un referéndum vinculante.

  • Exigimos sueldos y pensiones dignas que permitan mantener el poder adquisitivo a un nivel acorde con el IPC (excluyendo del cálculo el IPCA) y que este sea revisado semestralmente. Exigimos establecer el Salario Mínimo Interprofesional en 1000 euros mensuales revisables anualmente en función del IPC. Exigimos también que aumente la base salarial de los funcionarios, con cargo a los complementos salariales, y que se reconstituya la pérdida de poder adquisitivo en su nómina y en las pagas extraordinarias. Exigimos que se aumente progresivamente la presión fiscal a aquellas empresas que superen la relación salarial 1/10.
  • Exigimos que se realicen inspecciones de trabajo en profundidad que garanticen el cumplimiento en la práctica de la igualdad entre mujeres y hombres tanto en salario como en condiciones laborales.
  • Exigimos que la baja por maternidad se aumente como mínimo desde el octavo mes de gestación hasta los 6 meses de vida del neonato. Exigimos que la pareja de la gestante pueda acceder a una baja sin perjuicio de la de la madre. En caso de adopción exigimos que se pueda disfrutar del mismo periodo que las madres naturales.
  • Exigimos el reparto equitativo del trabajo prohibiendo y persiguiendo las horas extraordinarias de cualquier clase, aumentando la cantidad de inspecciones de trabajo y penalizando duramente a cualquier empresa que supere las 40 horas como cómputo semanal total.
  • Exigimos al gobierno el fin de los planes y fondos de pensiones privadas o de cualquier clase (como las EPSV), incluyendo los planes públicos Itzarri, Elkarkidetza, etcétera por ser una fuente de especulación financiera. Exigimos que la edad de jubilación se establezca en los 65 años y que este límite sea revisado en función al desempeño profesional. Exigimos, así mismo, que se mantengan los contratos relevos en las mismas condiciones de trabajo y salario, para el rejuvenecimiento de las plantillas.
  • Exigimos el fin de los contratos de explotación laboral como los actuales contratos de prácticas o becario/a. Exigimos que los contratos de prácticas y de becario se remuneren del mismo modo que los contratos laborales en esa misma empresa, sin que eso suponga bajo ningún concepto la revisión de los salarios laborales. Exigimos también el fin de las subcontrataciones.
  • Exigimos que se deroguen el techo (actualmente en 39.148,91 €) y los tramos de cotización a la Seguridad Social, de modo que se establezca un nuevo sistema con una base porcentual proporcional sin límite superior. Exigimos, así mismo, que se  aplique el mismo sistema al Impuesto de Sociedades y que se instaure un sistema justo de desgravaciones.
  • Exigimos una reforma en las leyes que permita el uso comunitario sin derecho de compensación de todas las tierras abandonadas por más de 10 años sin proyectos de usos vigentes.
  • Exigimos que se instaure una ley por la cual las empresas no PYMES sufraguen al 100% los costes médicos tanto urgentes como de rehabilitación por accidentes o enfermedades laborales. Exigimos también que, en caso de minusvalía por accidente laboral, sea la empresa privada quien asuma el 50% del coste de las necesidades extraordinarias acaecidas tras el accidente. La obligación de resarcimiento no finalizará en ningún caso con la disolución de la empresa o persona jurídica, de modo que, en ese caso, tendrán que responder con sus bienes tanto titulares como accionistas (si los hubiera) que en el momento del accidente formaban parte de la empresa.
  • Exigimos que las empresas que no entren en consideración de PYMES financien el 100% de la formación y del reciclaje de los trabajadores. Para las PYMES, esta financiación se verá condicionada tanto por la facturación como por la cantidad de personal que trabaje en ellas. Exigimos que se establezcan por ley los tiempos y criterios de reciclaje y formación de trabajadores.

*Para todas aquellas exigencias que no sean competencia del Gobierno Vasco, se exigirá que Lehendakaritza envíe una petición formal a la administración competente y que, mientras tanto, en la medida de lo posible, se deje de aplicar la normativa que fuera en contra de dicha exigencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s