Sanidad

La salud es un derecho fundamental que no solo se garantiza a través de un sistema sanitario, y constituye uno de los pilares básicos donde se vertebra una sociedad justa. En consecuencia, toda barrera o medida legal, económica, institucional o de cualquier índole que ponga en riesgo este derecho es un atentado directo a la base democrática y social. Por esa razón, también es necesario asegurar el acceso y la accesibilidad al sistema sanitario público. No consentimos otro sistema sanitario, incluido el farmacéutico, que no sea de carácter público, gratuito, universal, integral y de calidad. Basta ya de mercantilización de nuestra salud. La salud de las personas no es un negocio, es un derecho y la labor del Estado y de la población es protegerlo y cuidarlo.

  • Exigimos que se revise periódicamente el modelo sanitario y su gestión por consenso entre profesionales del sector, responsables políticos y gestores sanitarios. Estos consensos deberían ser refrendados por la comunidad sanitaria.
  • Exigimos que las partidas presupuestarias sean acordes con las necesidades de salud de cada sector de la población, atendiendo a criterios de eficacia sanitaria frente a criterios meramente económicos.
  • Exigimos el fin de la mercantilización de la sanidad: no a la privatización de servicios y centros sanitarios, no a la atención subcontratada y no al repago (ni un céntimo por receta).
  • Exigimos el inicio inmediato de un nuevo plan de ayuda a la dependencia consensuado entre la comunidad médica y las asociaciones de enfermos dependientes.

  • Exigimos que se construyan laboratorios farmacéuticos públicos donde se fabriquen aquellos medicamentos cuya patente haya prescrito y, por tanto, se permita su producción. [Defensa tiene laboratorios propios para la fabricación propia -no depender de las grandes industrias- desde el s. XVII]
  • Exigimos también que se establezcan criterios de prescripción farmacéutica por consenso médico y control político para evitar contraprestaciones a facultativos (por parte de los visitadores médicos) como cursos o congresos en países lejanos, regalos de menor cuantía de 300 euros o prácticas similares de la actualidad.
  • Exigimos el fin de la visión patriarcal de la práctica sanitaria y su sustitución por un modelo que priorice la autonomía de los individuos, de manera que se permita la libre decisión en temas básicos tales como el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, la despatologización de los ciclos vitales, etcétera.
  • Exigimos el derecho a la salud medioambiental y el fin de cualquier política o actividad económica que ponga en riesgo este derecho (fracking, energía nuclear, lindane…). Este derecho debe ser garantizado por expertos sanitarios y medioambientales que carezcan de conflictos de intereses demostrables.

*Para todas aquellas exigencias que no sean competencia del Gobierno Vasco, se exigirá que Lehendakaritza envíe una petición formal a la administración competente y que, mientras tanto, en la medida de lo posible, se deje de aplicar la normativa que fuera en contra de dicha exigencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s