Alimentación

Toda persona con carencias alimenticias es un fracaso de la humanidad. La alimentación y el acceso al agua potable son derechos inalienables de todas las personas y debe ser prioridad absoluta de las administraciones públicas garantizar este derecho por encima de cualquier otra política. No es admisible que haya exceso de producción de comida y a la vez personas que pasan hambre. Es obsceno y sangrante que familias, productores y distribuidores derrochen agua y alimentos aptos para el consumo. Exigimos que se establezcan medidas que eviten la sobreproducción y que fomenten el consumo responsable. Queremos una sociedad que, a través de la concienciación como personas consumidoras, autolimite su consumo e influya en el mercado evitando el derroche en toda la cadena alimenticia.

  • Exigimos que las administraciones públicas garanticen en todo momento las necesidades alimenticias de todas las personas. Exigimos que se destinen cuantos fondos públicos sean necesarios para garantizar el acceso a la alimentación de manera prioritaria por encima del resto de gastos públicos.
  • Exigimos un estudio transparente del uso del agua potable a nivel municipal (fuentes, jardines, servicios de limpieza, suministro municipal, etc.) y que a raíz de este estudio se establezcan protocolos de uso óptimos de los recursos hídricos.
  • Exigimos que se prohíba a las distribuidoras de alimentación, supermercados y grandes superficies desechar la comida. Para ello exigimos una ley por la cual se responsabilice a estas empresas a almacenar, custodiar y mantener en buen estado aquellos excedentes y/o productos que estén a punto de caducar para que las administraciones públicas los recojan y los distribuyan. Estos alimentos serán distribuidos en todas aquellas áreas públicas que precisen de ellos (hospitales, comedores escolares, etc.), haciendo uso prioritario los servicios sociales.
  • Exigimos el fin del desecho de comida en origen. Exigimos que se prohíban por ley las normas o cupos estéticos que actualmente las distribuidoras imponen a los productores. Para ello exigimos que se establezca una ley consensuada entre representantes de pequeños y grandes comerciantes alimentarios, distribuidores, productores y políticos.
  • Exigimos que se instaure un impuesto que grave a través del IVA los alimentos en función de su procedencia. En esta ley se no se gravaría aquellos alimentos producidos (origen) en un entorno inferior a 100 kilómetros de su punto de venta y a partir de ahí se seguiría incrementando el gravamen progresivamente en función a la distancia de origen de dicho producto.
  • Exigimos que las ayudas y becas para el comedor escolar no tengan ni tramos ni límite superior y que se establezca la ayuda económica para este servicio sobre una base porcentual progresiva.

*Para todas aquellas exigencias que no sean competencia del Gobierno Vasco, se exigirá que Lehendakaritza envíe una petición formal a la administración competente y que, mientras tanto, en la medida de lo posible, se deje de aplicar la normativa que fuera en contra de dicha exigencia.